en femucor

Ayer lunes 17 de febrero, en la sede del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES) de la Ciudad de Buenos Aires, fue rubricado el convenio marco que pondrá en marcha el “Primer Fondo de Economía Productiva y Solidaria”.

“Estamos muy contentos y entusiasmados por este proyecto que seguramente va a ser el primero de otros más, para contribuir a las economías regionales desde cada provincia”, afirmó Alejandro Russo, presidente de CAM.

Se trata de un instrumento financiero impulsado por CAM y CONINAGRO, con asistencia técnica del INAES, que realizará un aporte en materia de acceso a crédito, al articular el ahorro regional gestionado por mutuales, para apuntalar proyectos cooperativos, en el seno de las economías regionales.

La actividad fue encabezada por el Ing. Mario Cafiero, presidente del INAES, acompañado por Carlos Iannizzotto (Confederación Intercooperativa Agropecuaria Limitada) y Alejandro Russo (Confederación Argentina de Mutualidades), entre otros referentes mutualistas y cooperativistas.

El instrumento que en esta primera experiencia será llamado “Uno”, está pensado para financiar las economías regionales, y posibilitará que el ahorro local gestionado por mutuales, se articule con necesidades productivas de las economías regionales impulsadas por cooperativas. El desarrollo permite proyectar hacia otras aplicaciones y casos.

El proyecto contó con el acompañamiento de la Comisión Técnica Asesora de Financiamiento Asociativo de INAES y busca desarrollar opciones de financiamiento que articulen el potencial asociativo de cooperativas y mutuales. En tanto implica costos financieros mínimos, la propuesta se presenta como una opción muy competitiva frente a otras alternativas y está completamente enmarcado en la actividad mutualista y cooperativista.

“Lo que estamos haciendo es contribuir a la producción. Esto permite que se mantengan las fuentes de trabajo y que aumenten, y es una forma indirecta de contribuir a la batalla que libra Argentina contra el hambre”, agregó Russo.

FUNCIONAMIENTO
Una organización mutual administradora (en este caso San Cristóbal Caja Mutual) conforma un fondo integrado por el aporte de diferentes mutuales y lo aplica a una organización que requiera los mismos para una actividad productiva (en este caso Federación de Cooperativas Vitivinícolas Argentinas -FeCoVitA-). De esta manera la integración entre mutuales y cooperativas, inédito con esta modalidad y escala, posibilita que el ahorro se aplique al financiamiento productivo.

La innovadora metodología apuesta a la reactivación de las economías regionales, que requieren “recuperar” el crédito productivo para poder desplegarse. El instrumento “Uno”, precisamente, apunta a financiar la vendimia que realizan las cooperativas de productores vitivinícolas asociados a FeCoVitA, quien produce -entre otros- el emblemático vino “Toro”.

Una vez efectivizado el préstamo previsto por “Uno” por 150 millones de pesos, FeCoVitA tendrá un plazo de diez meses para su devolución, durante los cuales en los tres primeros bimestres se abonarán parcialmente los intereses, y en el último bimestre se cancelará el capital junto al último desembolso de intereses. En este sentido se ha establecido un cronograma detallado sobre la operación, por lo que se fija el desembolso de fondos para la Federación el día 26 de febrero. El plazo final para la devolución del crédito está previsto para el 22 de diciembre de 2020.

ENTRAMADO INSTITUCIONAL Y PRODUCTIVO
El entramado institucional que posibilita el proyecto señero por el Estado Nacional tiene al INAES, organismo descentralizado que tiene por misión regular la actividad cooperativista y mutualista a la vez que fomentar el asociativismo, incluye la Confederación Argentina de Mutualidades (CAM) y a la Confederación Intercooperativa Agropecuaria Limitada (Coninagro). Los actores intervinientes expresan con claridad la importancia de la innovación financiera asociativa que se pone en marcha.

“A través de este fondo contribuimos a reactivar las economías regionales, el desarrollo local y por supuesto la solidaridad entre mutuales y entre mutuales y cooperativas”, afirmó el presidente de CAM.

CAM es una organización mutual de tercer grado, fundada el 7 de agosto de 1951, que agrupa a 39 federaciones que congregan a más de 4.000 mutuales.

La entidad impulsa esta iniciativa a través de su Mesa Nacional de Ahorro y Crédito. El espacio congrega a organizaciones de segundo grado que abordan este tipo de servicios que, en la práctica, se articula en seis federaciones: la Federación Santafesina de Entidades Mutualistas “Brigadier Gral. López” (FESAEM); Federación de Entidades Mutualistas de la Provincia de Santa Fe (Femsafe), la Federación Provincial de Mutualidades de Córdoba (FEMUCOR), la Federación Instituto de Ayuda Económica Mutual (IAEM); la Federación de Mutuales de las Fuerzas Armadas y de Seguridad (FEMFASE) y la Federación Entrerriana de Entidades Mutuales “Pancho Ramírez” (FEDEM).

Por su parte, CONINAGRO es una organización cooperativa de tercer grado que agrupa al sector agrario fundada el 18 de septiembre de 1956. Reúne a diez federaciones que, a su vez reúnen a 120.000 empresas cooperativas agrarias.

FeCoVitA, federación asociada a CONINAGRO, nuclea a su vez 29 cooperativas de primer grado de diversas zonas vitivinícolas de Mendoza con acceso a más de 25.000 hectáreas de viñedos y 54 bodegas: todo esto a través de los 5.000 productores asociados al sistema cooperativo. Tiene una presencia del 30% en el mercado vitivinícola interno; ocupa el primer lugar en ventas en Argentina, y una de sus marcas es la segunda en el mundo, con inserción en más de 30 países. Fracciona 22,5 millones de litros por mes, que son distribuidos a través de sus once unidades comerciales y sus dos oficinas en el exterior. Se trata de la red de cooperativas más grande de América en la industria vitivinícola.

FUENTE: PRENSA CAM

EMPIECE A ESCRIBIR Y PRESIONE EL ÍCONO DE LA LUPA PARA BUSCAR

A %d blogueros les gusta esto: